BLOG & NOTICIAS

Cuidarla, hidratarla, aplicar cremas y tratamientos, evitar la exposición prolongada al sol pero ¿y la alimentación? ¿Qué papel juega la nutrición en el cuidado de la piel? ¿Cómo afecta? ¿Existen alimentos buenos para la piel? Todas estas preguntas y algunas más nos hemos hecho para realizar este artículo e intentamos resolverlas a continuación.

Como hemos dicho muchas veces, la piel es la base de nuestro trabajo, el lienzo donde plasmar un maquillaje profesional que embellezca, disimule o caracterice a un personaje. Si esta, tanto la del rostro como la del cuello, escote y otras partes del cuerpo, no se encuentra en buen estado es más difícil que un buen maquillaje luzca. Además, la piel es signo también de salud y debe ocupar un lugar importante en los cuidados. En nuestro Curso de Maquillaje Profesional ahondamos en las rutinas esenciales para la piel del rostro pero si quieres adquirir conocimientos más específicos contamos con un Taller de experto en pieles para el que nos puedes pedir más información. Y después de esta introducción, ahora sí, veamos cómo influye la alimentación en una piel bonita y saludable.

La piel y la alimentación

La piel es el órgano más grande de todo el cuerpo, nos cubre completamente y actúa como barrera protectora del organismo, lo protege. Es, además, uno de los principales órganos sensoriales como receptor del tacto, de la temperatura y del dolor.

La piel del rostro es más fina y delicada que la del resto del cuerpo y es la que más expuesta está a la contaminación, al sol y a los agentes externos por lo que hay que cuidarla con especial mimo. Del mismo modo que sabemos que necesitamos aplicar hidratación externa en forma de cremas y mascarillas también sabemos que la piel se nutre desde el interior por lo que la alimentación pasa a ser un elemento básico.

Una mala alimentación se puede reflejar en el exterior en forma de deshidratación, acné, manchas e incluso reacciones alérgicas. Además, según algunos estudios, hasta un 30% de las arrugas pueden estar debidas a una alimentación incorrecta. Por eso, el primer paso para mejorar el estado de nuestra piel es saber cómo afectan los alimentos y qué podemos hacer para mejorar nuestra dieta.

¿Qué alimentos son buenos para la piel?

En líneas generales los alimentos buenos para la piel son aquellos ricos en vitaminas y nutrientes, es decir, los considerados saludables. Llevar una dieta equilibrada con muchos alimentos frescos y evitar en la medida de lo posible los ultraprocesados, los azúcares refinados, las grasas saturadas y el alcohol serían las claves básicas. Además, es fundamental beber mucha agua o líquidos que nos hidraten tanto por dentro como por fuera.

Para retrasar el envejecimiento prematuro podemos apostar por los alimentos ricos en antioxidantes entre los que se encuentran las frutas, las verduras, el pescado o las legumbres. Es importante incluir en la dieta productos con altas dosis de vitamina C, también antioxidante y con muchas propiedades para la piel, como los cítricos, los tomates, el pimiento, el brócoli o las espinacas.

En cuanto a las carnes, es preferible consumir carnes magras ya que son fuente de colágeno, proteína que favorece la elasticidad y firmeza de la piel. Respecto a los pescados, el pescado azul como el salmón, la trucha o las sardinas son muy nutritivos y añaden a la dieta Omega-3, que antiinflamatorio y muy beneficioso para el organismo.

Alimentos buenos para la piel grasa

La piel grasa tiene unas características esenciales que la hacen más propensa al brillo, al acné y a los poros dilatados. Todo ello se puede equilibrar realizando una buena limpieza y utilizando los productos de cosmética adecuados. Aún así, desde el campo de la alimentación también se puede favorecer su estado evitando consumir productos con muchos azúcares como la bollería industrial, los helados o los dulces en general. Según los nutricionistas expertos, los alimentos buenos para la piel grasa son aquellos ricos en vitamina B como los cereales integrales, los huevos o los frutos secos.

Así pues, como vemos, es bien cierto aquello de que “somos lo que comemos” y la piel da buena muestra de ello. Llevar hábitos saludables y comer alimentos buenos para la piel puede ser, entre otras cosas, el punto de partida para un rostro radiante.

/

¿QUIERES SABER MÁS?

SI TIENES CUALQUIER DUDA, CUMPLIMENTA Y ENVÍA EL FORMULARIO Y EN BREVE NOS PONDREMOS EN CONTACTO CONTIGO PERSONALMENTE.



    (*) Campos requeridos