BLOG & NOTICIAS

En el blog de Køhl School, escuela de referencia de maquillaje profesional, te hemos hablado de cuestiones claves para el maquillaje como el mejor maquillaje del mundo o con qué luz es mejor maquillarse. Y es que tanto los productos cosméticos de maquillaje que utilizamos como la iluminación son esenciales para el resultado de calidad que queremos conseguir. Sin embargo, también importa el espacio en el que hacemos realidad el maquillaje. Hablamos por supuesto del tocador de maquillaje.

Tocador maquillaje con luz

Algunos muebles han acompañado a los seres humanos durante siglos. Sin embargo, vivimos en un mundo cada vez más tendente al minimalismo estético y a la eliminación de mobiliario de los hogares. Uno de estos muebles que han perdido protagonismo es el tocador de maquillaje. Y resulta una pena porque este mueble, que se encuentra a medio camino de una cómoda y un escritorio, es un espacio fantástico para cuidarnos un poco cada día. Después de todo, los tocadores tienen muchas funcionalidades diferentes como guardar el maquillaje pero también las joyas, los utensilios para la manicura casera y los pequeños accesorios.

Un buen tocador de maquillaje, ya sea en un contexto casero como en un contexto profesional en un set o un camerino, debe contar con luces de buena calidad. Es cierto que una buena luz natural es inmejorable, pero no siempre hay sol cuando queremos maquillarnos. Por eso siempre recomendamos un tocador de maquillaje con luz.

Tocador de maquillaje con luces

Pero cuando hablamos de tener un tocador de maquillaje con luces resulta una descripción un poco genérica. En realidad, existen múltiples variedades de tocadores entre los que podemos elegir. Y dentro de cada variedad podemos encontrarlos con luces de diferentes intensidades. Así, encontramos en el mercado el escritorio tocador, que suele estar desprovisto de espejo y al que se le debe añadir para poder trabajar el maquillaje. También el tocador con espejo, probablemente el que más demanda tiene dado que reúne todo lo necesario para un maquillaje avanzado.

Otras opciones menos utilizadas son el tocador cómoda y el tocador baúl. Este último tiene mucha utilidad y eficiencia cuando salimos de casa ya que puede ser plegado y desplegado. Además, y una vez hayamos dado con el tipo de tocador de maquillaje con luces que queremos también debemos decidir qué dimensiones deseamos que tenga. Esto puede depender del espacio que tenemos en casa o en la zona donde vayaos a maquillar para instalarlo o del número de utensilios que queramos guardar en él. En el mercado hay opciones para todos los gustos.

El mejor tocador de maquillaje

Una vez hemos decidido tanto la variedad de tocador de maquillaje como la dimensión del mismo y hemos comprobado que cumple todas las funcionalidades que necesitamos, debemos añadir otra variable a la ecuación: el estilo. Se puede encontrar una amplia gama de estilos decorativos para tocadores de maquillaje que van desde el estilo escandinavo al estilo barroco pasando por el estilo contemporáneo, el estilo clásico y muchos otros más. En este sentido, el mejor tocador de maquillaje es aquel que encaja mejor con tus necesidades.

Por último, es muy importante tener en cuenta una última variable: el precio. Para la inmensa mayoría de la gente, el dinero es un factor diferencial. Por eso debemos ser cautelosos y no adquirir un tocador con luz y espejo con unas prestaciones muy por encima de lo que realmente necesitamos. En ese aspecto, existe una gran diferencia entre las necesidades de los maquilladores aficionados y los maquilladores profesionales. La decisión final es tuya, pero olvídate de rankings y busca lo que a ti te hace falta.