BLOG & NOTICIAS

En nuestro artículo acerca de las brochas naturales te hablamos de la importancia de seleccionar de forma óptima los utensilios que empleamos en cada momento del maquillaje. Y eso implica tanto las brochas con origen natural como las brochas con origen sintético. En ambos casos, sin embargo, debemos conocer cómo limpiarlas adecuadamente. Hay muchas razones para hacerlo. Desde la prevención de infecciones hasta una mayor productividad de las técnicas del maquillaje dado que no quedan residuos en los utensilios.
 
 

Cómo lavar brochas y esponjas de maquillaje

Como decíamos previamente, es imprescindible saber cómo se limpian las brochas de maquillaje. Aún más en el caso de que seamos maquilladores profesionales. Al fin y al cabo, no lavarlas correctamente impulsar la proliferación de bacterias en las mismas y trasladarlas al rostro una vez volvamos a usarla. Entre muchas otras bacterias, la Cutibacterium Acnes, responsable de la aparición del temido acné, es una de las que más podemos atraer con esta carencia de higiene. Por eso queremos contarte cómo lavar tus broches bien.
 
Además, y antes de entrar en materia, es muy importante que tengas en cuenta que dicho lavado debes de realizarlo de manera rutinaria. Siempre que utilicemos nuestras brochas tendremos que hacerlo. Incluso en los casos en que vayamos a utilizarlas muy pronto de nuevo. La razón es que no solo debemos hacerlo para evitar la proliferación de microorganismos. También es una cuestión de efectividad y durabilidad. Si lavamos nuestras brochas con jabón para limpiar brochas de maquillaje nos durarán mucho más.
 
Una vez aclarado esto podemos empezar a explicar cómo lavar brochas y esponjas de maquillaje. Antes de nada deberemos humedecer la brocha o la esponja. Bastará con sumergirla en agua templada durante unos cuarenta y cinco segundos. Es muy importante que no utilicemos agua a temperaturas muy calientes ni muy frías dado que podrían afectar negativamente al estado de las brochas y esponjas a largo plazo. ¿Has lavado ya las tuyas? Pues es hora de ponermos con el siguiente paso: entra en escena el jabón limpiador.
 
 

Jabón para limpiar brochas maquillaje

Puedes usar cualquier jabón, pero lo más recomendable es usar un jabón para lavar brochas de maquillaje especial. Puedes encontrarlo en cualquier tienda cosmética e incluso en miles de páginas en internet. Serán las propiedades del jabón las que conseguirán eliminar las suciedades acumuladas en las brochas y esponjas durante los procesos de maquillaje. Basta con que tomes un poco del jabón y lo apliques sobre las zonas de la brocha con mayor cantidad de residuos. No es necesario emplear una enorme cantidad del mismo.
 
Cuando lo hayas hecho toma la brocha bañada en jabón y frótala contra la mano de tu mano con pequeños y suaves movimientos. Y deben ser pequeños para que la brocha no sufra deterioros que la vuelvan menos apta tras el lavado. Exactamente lo mismo ocurre con la esponja. ¿Cuánto tiempo deberás frotar con jabón para limpiar brochas de maquillaje? Nosotros recomendamos entre medio minuto y un minuto. Depende de la suciedad que contenga la brocha. Es algo que podemos ir viendo sobre la marca para decidir.
 
¿Has terminado? Pues ahora vuelve a introducir la esponga en agua tibia. Es muy importante que repitas los movimientos que realizaste en el paso anterior. De esa manera iremos eliminando tanto la suciedad blanca como los residuos del jabón. Para secarlas puedes utilizar toallas o incluso las propias manos realizando los movimientos anteriores de nuevo. Ya sabes cómo se limpian las brochas de maquillaje. No olvides que este proceso protege tu salud, protege los resultados de tu maquillaje y protege la vida útil de tus brochas.