BLOG & NOTICIAS

El maquillaje de Vampiro desde los inicios

No hubo quien se acercara a Friedrich Wilhelm Murnau, interrumpiera el rodaje de Nosferatu, en 1922 y le comentara al joven director alemán que quizás su nueva película sentara las bases de un género entero. 

Y es que por primera vez un personaje peculiar, de grandes dientes y manos, se convertiría en unos de los primeros seres terroríficos de la gran pantalla. A pesar de estar rodada en blanco y negro, su maquillaje de vampiro es tan potente y característico que no deja indiferente a nadie. 

No fue hasta 1931, que el director Todd Browning cambia la imagen de monstruo a un ser distinguido, con impoluta vestimenta y piel extremadamente blanca, cargándolo de la hasta ahora inexistente elegancia. El pelo engominado y los colmillos que todos relacionamos como el maquillaje de vampiros por excelencia aparece en los años 50. Christopher Lee se convierte en el actor que más veces ha interpretado a este personaje, metiéndose hasta el 10 ocasiones en la piel del Conde más famoso del mundo.

Fuente https://www.losreplicantes.com/

La evolución de los efectos especiales en el maquillaje de Vampiro

Francis Ford Coppola dirigió la oscarizada “Drácula, de Bram Stoker” dando un vuelco al mundo del maquillaje creando una de las películas de vampiros más importantes de la historia del cine. El maquillaje de cada personaje, así como el vestuario y las pelucas fueron hechos completamente a mano. 

Fuente https://www.losreplicantes.com/

Todas las caras de Drácula 

“Drácula de Bram Stoker” llegó como una de las más ambiciosas producciones de terror hasta aquel entonces y parte de la etapa de recuperación del horror gótico vivida en la década de los noventa. El director creó un sinfín de storyboards detallando el aspecto de sus personajes, ‘La bella y la bestia’ de Jean Cocteau, estrenada en 1946, fue su principal inspiración. 

Fuente https://www.losreplicantes.com/

Para la película se diseñaron tres maquillaje de vampiro para escenificar al Conde Drácula en sus diferentes etapas de vida. El mítico personaje decrépito que da la bienvenida al incauto Keanu Reaves, con su ya famosa capa roja satinada y el peinado casi obsceno. El Conde Drácula joven y elegante de aire europeo que encandila a Winona Ryder, y la bestia. 

Fuente https://www.losreplicantes.com/

Lo que nadie cuenta es que Gary Oldman sufrió una reacción alérgica debido a las prótesis que tenía que llevar cuando se convertía en bestia, teniendo que ser sustituido finalmente por un doble.

Fuente https://www.losreplicantes.com/

Sadie Frost fue la elegida para interpretar a uno de los personajes principales de la película. El personaje pelirrojo pasaría a la historia por su icónica caracterización como vampiro, la cual resultó ser tan aterradora que por poco no son capaces de rodar la escena en que la pequeña Lucy es llevada a la cripta, por el pavor de la propia niña. 

El movimiento fan de los Vampiros 

En los años 90 se estrenaba “Entrevista con el Vampiro”, película de terror protagonizada por un elenco de actores inigualables. Brad Pitt, Tom Cruise y Antonio Banderas darían vida a los tres vampiros más sexys de la pantalla. 

Fuente https://www.glamour.es/

Una curiosidad de esta película es que los actores tenían que estar colgados boca abajo para que la sangre fuera hacia la cabeza, y las venas del cuello y la cara quedaran marcadas facilitando la recreación en maquillaje. Desde luego todo un sacrificio por parte de los actores con el fin de conseguir un maquillaje de vampiro más realista. Tal era la molestia que esto ocasionaba que uno de ellos estuvo a punto de abandonar la película.  

No debió ser fácil para una niña de 11 años llamada Kirsten Dunst hacer un casting para una superproducción semejante, al lado de los actores más cotizados del momento y enfundarse en el maquillaje de niña vampira.

© Cordon Press

Melena de tirabuzones apretados,  piel blanca y nivea y unas venas de color azul, sin duda el personaje de Claudia es uno de los trabajos de caracterización vampirica más aclamados de este film. 

La influencia de los efectos especiales en el cine de terror

Los vampiros más famosos de la última década tienen nombre propio. La saga de la familia Cullen se caracteriza por la peculiar purpurina que desprenden los cuerpos de estos personajes al sol, el aire melancólico, la ya clásica palidez y unas mandíbulas marcadas, que junto a los efectos especiales dan un aire nuevo a la imagen de los vampiros que conocemos. 

En Van Helsing, 15 años atrás, ya se mostraron alrededor de 980 planos de efectos especiales, destacando los usados en las novias de Drácula. Rodaje real de cuello para arriba, sus caras lucían maquilladas como auténticas vampiras y CGI de cuello para abajo vestidas con un traje especial de captura de movimiento.

Es indudable que cada actor y director le ha dado su toque personal a este conocido personaje y que la visión que le da cado uno ha hecho que a lo largo de la historia se dibujen diferentes matices sobre él. Pero sin duda siempre será la figura del maquillador el principal responsable de lo que finalmente vemos en pantalla. 

Por eso si alguna vez te has planteado dedicarte profesionalmente o te llama la atención esta profesión tan creativa te recomendamos nuestro Curso de Maquillaje y Caracterización profesional

 

Abrir chat