BLOG & NOTICIAS

¿Qué se necesita para realizar un maquillaje perfecto? Pues entre otras cosas versatilidad. Porque como maquilladores profesionales nos veremos frente a una enorme variedad de desafíos diferentes que tenemos que solucionar de forma óptima. En ese sentido, no requiere las mismas técnicas y los mismos productos un maquillaje profesional de día que un maquillaje profesional de noche. En el artículo de hoy vamos a analizar en profundidad algunas de las claves y de los principales trucos de este último tipo de maquillaje.

Maquillaje profesional para la noche

Una parte fundamental del maquillaje tiene que ver con el aprovechamiento de la luz en nuestro favor. Esta puede utilizarse para enfatizar determinados rasgos o, por el contrario, para suavizarlos. En este sentido, el maquillaje casual para la noche, al no haber luz natural ni para su aplicación ni para su exhibición, debe contar con unas características especiales como son la intensidad y el brillo.

El hecho de que no haya luz natural nos permite, entre otras cosas, emplear más intensamente el contraste. Es una de las principales recomendaciones del maquillaje rápido y fácil para la noche. Otra es conseguir un mayor volumen de los rasgos para que destaquen. Eso podemos conseguirlo con un delineador o con el juego de luces y sombras. Además, otro truco muy importante es el uso de polvo translúcido suelto bajo los ojos que nos ayude a eliminar toda rastro de sombra o máscara que quede en dicho lugar tras el maquillaje.

Sombras de noche maquillaje

¿Qué más podemos hacer para conseguir un maquillaje glamuroso de noche? Pues utilizar un corrector a la hora de cubrir las imperfecciones, maquillar los ojos en tonos negros o brillantes y, por encima de todo, la búsqueda del equilibrio en la cara. Si enfatizamos mucho los ojos, debemos ser más comedidos con el resto de zonas del rostro como los labios o los pómulos. Como apuntábamos antes, una de las claves de esta clase de maquillaje es el empleo del contraste. Si todo destaca, al final nada destaca.

En cuanto a las sombras de noche de maquillaje, contamos una vez más con varias alternativas. Y algunas de las más habituales y efectivas son las sombras color marrones, grises o dorados, que permiten alcanzar el efecto smokey eyes. Para los looks más atrevidos, se pueden utilizar colores más intensos como el azul, el dorado o el rojo. Además, también podemos optar nuevamente por el contraste, utilizando un tono claro y dos oscuros para las diferentes partes del ojo. Eso lo dejamos a vuestra creatividad.

Maquillaje de ojos para día y noche

Puede parecer bastante confuso cuando no dominamos todos los conocimientos y todas las técnicas que se manejan en el maquillaje profesional, pero las diferencias del maquillaje de día y noche son muy notorias. Al fin y al cabo, cambian dos aspectos fundamentales. El primero de ellos es la cantidad y el tipo de luz, algo clave en el maquillaje. El segundo de ellos es la intencionalidad. En las noches solemos buscar un maquillaje más llamativo y espectacular que en los días. Al menos en términos generales.

¿Sabes que puedes pasar de un maquillaje de día a un maquillaje exprés de noche? Imagina que cuentas ahora mismo con un maquillaje natural de día. Pues si conservas una buena base solo tienes que retocar los puntos con iluminador, añadir más colorete, enfatizar la zona V del ojo con alguna de tus sombras favoritas, y delinear el ojo con un delineador negro. Finalmente, puedes pintar los labios con un delineador de labios con un color fuerte pero calmado como el mate rojo oscuro y luego rellenar con su correspondiente labial. ¡Y listo!