BLOG & NOTICIAS

La luz es una condicón indispensable en cualquier variedad de maquillaje. Y es bastante obvio: necesitamos poder ver aquello que estamos maquillando. Sea en maquillaje para cine, maquillaje para teatro o incluso maquillaje casero, controlar la luz es imprescindible. Y decimos controlar la luz porque no basta con ver. Hay que ver adecuadamente para que nuestras técnicas de maquillaje sean implementadas de manera óptima. En el artículo de hoy vamos a explicarte todo cuanto necesitas saber acerca de las luces para maquillaje.
 
 

Tipo de luz para maquillarse

Existen muchas variedades de luces para mesa de maquillaje. Pero seguro que no te sorprenderá que sea la luz natural la que más nos conviene a la hora de aplicarnos maquillaje. Después de todo, es la luz con la que luciremos el maquillaje. Por eso todos los profesionales del maquillaje tenemos el mismo consejo cuando se trata de maquillaje cotidiano: intentar maquillarse cerca de una ventana para aprovechar la naturalidad que nos proporciona. Eso sí, recuerda que en otros maquillajes como en el de cine debemos usar otras luces.
 
Vale. Hemos confirmado la sospecha que tenías acerca de con qué luz es mejor maquillarse. Sí, es la luz del sol. Pero debemos admitir que no siempre contamos con esa posibilidad. Sea porque nuestro espacio no da hacia el exterior o porque vamos a maquillar en horario nocturno, a veces tenemos que utilizar luces para el maquillaje de origen artificial. Es ahí donde empiezan las dudas habituales. En el apartado siguiente vamos a explorar las diferentes luces artificiales con las que contamos para enseñarte a seleccionar correctamente.
 
 

Luz cálida o fría para maquillarse

Lancemos al aire la pregunta más frecuente: ¿luz cálida o fría para maquillarse? La cultura popular dice una cosa u otra dependiendo del blog o de la amante del maquillaje de turno. Nosotros vamos a proporcionarte la respuesta que necesitas. Pero antes: ¿qué queremos decir realmente cuando hablamos de luces cálidas y de luces frías? Pues en el primer caso hablamos de luces cuyos grados kelvin oscila entre los 2.700 y los 3.000 grados. Nos aportan una luz similar a la luz natural del atardecer. Aunque obviamente no la misma.
 
En cuanto a la luz fría, hablamos de luces situadas entre los 5.000 y los 6.000 grados Kelvin. Es una luz cuyas características se acercan más a la luz natural del amanecer. Y ahora que conocemos ambas luces, volvemos a lanzar la pregunta: ¿con qué luz es mejor maquillarse? La respuesta es con ninguna de las dos: existe una tercera opción que resulta mucho más recomendable para maquillarse: hablamos de la luz neutra. Las luces neutras tienen alrededor de 4.000 grados Kelvin y encajan con los rasgos de la luz del mediodía. ¡Es ideal!
 
 

Luces para mesa de maquillaje

Ya conoces cuáles son las mejores luces para mesa de maquillaje. Pero hay otros aspectos a los que tienes que prestar atención para maximizar la calidad de la luz que utilizas para maquillarte. Como por ejemeplo el lugar donde ubicamos la fuente de luz. En ese sentido, nosotros recomendamos que la fuente de luz esté en todos los casos frente a nosotros. Y es que las fuentes de luces provenientes de los laterales, de arriba o de abajo alteran notablemente nuestra autopercepción. Debemos tener mucho cuidado con esto. ¡Es clave!
 
Pero además del tipo de luz para maquillarse y de su ubicación, también debemos tener muy en cuenta la calidad de las mismas y la utilización de más de un punto de luz. Todos estos consejos ter permitirán contar con la luz perfecta para tu maquillaje cotidiano. Si por el contrario quieres dedicarte profesionalmente a eso del maquillaje, nosotros podemos enseñarte todo cuanto necesitas saber. Conocimientos avanzados para el maquillador avanzado. Es lo que ofrecemos en nuestra escuela de maquillaje.