BLOG & NOTICIAS

Grosso modo, el maquillaje tiene como finalidad principal potenciar las virtudes y minimizar los defectos de los rasgos de nuestro rostro. Y uno de los rasgos más importantes es la mirada. En ella intervienen los ojos y las cejas, de cuya optimización ya os hablamos en nuestro artículo acerca del visagismo de cejas, así como las pestañas. De hecho, estas últimas son indispensables para potenciar al máximo la mirada y sacarle todo el partido posible. En el artículo de hoy veremos cómo cuidar las pestañas postizas.
 
 

Cuidar pestañas postizas

Porque el maquillaje de pestañas a través de la máscara de pestañas requiere cierto esfuerzo. Para quienes aman el maquillaje por encima de todo no es un problema, pero otras personas podrían preferir, en ciertos momentos de sus vidas, disponer de unas pestañas postizas que eliminen la necesidad de usar la máscara. Y el resultado es igual de bueno: un mayor volumen, un mayor largo y un embellecimiento de la mirada. ¿Pero cómo cuidar las pestañas postizas para que duren más?
 
Es una pregunta muy recurrente. En Kohl School, escuela profesional de estética y uno de los lugares para estudiar maquillaje profesional más reputados de España, conocemos todos los detalles dado que hemos pasado décadas trabajando con prótesis de todo tipo, incluidas las pestañas postizas. Por eso en el siguiente apartado vamos a proporcionarte unas cuantas recomendaciones básicas para que disfrutes de tus pestañas el máximo tiempo posible. Obviamente, también depende de la calidad.
 
 

Pestañas postizas cuidados

Porque no todas las pestañas postizas son iguales. En Kohl School siempre recomendamos no comprar unas pestañas cualquiera, sino pestañas de una marca profesional de calidad. Además, es importante colocarlas de la manera óptima para que duren lo máximo posible. Al margen de esto, sí que hay determinadas cosas a las que podemos habituarnos para el cuidado de pestañas postizas. La más básica de todas ellas es dormir bocarriba durante los dos o tres primeros días. Necesita secarse el pegamento.
 
En segundo lugar, también es muy importante limpiarlas. Por un lado, porque aportarán una mejor estética a nuestra mirada. Y, por el otro lado, porque evitará que la suciedad vaya sumando peso a las pestañas, algo perjudicial para su propio mantenimiento. Para hacerlo, solo tienes que frotar una gota de aceite de bebé en los ojos. ¿Así de sencillo? Así de sencillo. Con esos dos consejos te garantizamos que lograrás incrementar la duración de las pestañas postizas bastante. Confía en nosotros.
 
 

Los mejores cuidados en pestañas postizas

Pero tan importante como lo que debemos hacer para garantizar los cuidados de pestañas postizas es lo que no debemos hacer. En ese sentido, hay dos acciones que debemos evitar a toda costa, la primera de las cuales es no tocarlas. Es bastante frecuente que, cuando vemos una pestaña fuera de lugar la arranquemos y es un error. Debemos permitir que se desprenda sola. Esto cuidará más tanto las pestañas postizas como las pestañas naturales a las que se encuentran sujetas las primeras.
 
La segunda de las acciones que debemos evitar es el calor excesivo sobre las pestañas postizas. Por eso las duchas con agua muy caliente, que desprenden gran cantidad de vapor de agua a altas temperaturas, deben limitarse al máximo. O al menos la duración de las mismas. Lo mismo ocurre con los secadores. Y es que ese calor puede poner en riesgo la sujeción de las pestañas postizas al derretir el pegamento que las mantiene sujetas a las pestañas naturales. Cuidar de tus pestañas postizas es fácil.