BLOG & NOTICIAS

En Kohl School estamos empeñados en transmitirte todo cuanto sabemos acerca del maquillaje profesional. Por eso utilizamos nuestro blog para hablarte de aspectos teóricos tan importantes como la llamada rueda de colores del maquillaje o de técnicas prácticas como el palidecimiento de la piel. Y no pretendemos ni mucho menos parar. De hecho, hoy queremos traerte otra técnica práctica muy provechosa que se ha puesto enormemente de moda durante los últimos años gracias a Kim Kardashian: el contouring.
 
 

Qué es el contouring

¿Pero qué es el contouring exactamente? Pues una técnica de maquillaje destinada a disimular los defectos y potenciar las virtudes del rostro exclusivamente con maquillaje. ¿Cómo lo consigue? Mediante el juego de los puntos de luz y las sombras. Aunque es una técnica con seis décadas de antigüedad, utilizada ya en los años sesenta en muchos lugares del mundo, no ha sido hasta hace bien poquito cuando ha trascendido muy seriamente gracias a la popularidad proporcionada por la celebritie Kim Kardashian.
 
Y es que la más popular de las Kardashian es una amante del contouring. Una técnica que tiene sus propios trucos para ser ejecutadas. ¿Como cuáles? Por ejemplo, el conocimiento de que los tonos claros proyectan el rasgo concreto hacia fuera mientras que los tonos oscuros los hunden. Ese conocimiento es lo que permite a quienes practican el contouring, conocido en español como contorneo del rostro, sacarle todo el partido. Ya sabes qué es contouring. La pregunta ahora es: ¿cómo implementarlo?
 
 

Contouring qué es

Lo primero que debemos tener en cuenta para implementar adecuadamente esta técnica de contouring son los productos que necesitamos. En ese sentido, resulta bastante sencillo: basta con tener tres componentes indispensables como son los polvos bronceadores, el colorete y el iluminador. ¿Y ya está? Y ya está Con estos tres productos podemos conseguir resaltar determinados rasgos y hacer que otros pasen muchísimo más desapercibidas. Es la magia de lo que es contouring de maquillaje.
 
Por supuesto, antes de nada deberás haber utilizado una base de maquillaje. Nosotros recomendamos usar una base de tono similar al tono de nuestra piel. A partir de ahí, lo primero que debemos hacer es iluminar los pómulos, el hueso de la ceja y la parte central del labio superior. No obstante, esos son recomendaciones de carácter general. Cada uno puede iluminar aquellas zonas que considere oportuno para destacar rasgos. También para disimularlos. Una vez sabes qué es el contour en maquillaje, es cuestión de experimentar.
 
 

La mejor forma de contornear el rostro

¿No sabías hasta ahora lo qué es contonear el rostro ni las ventajas que proporciona? ¡Pues nos encanta el poder haberte ayudado! Así que queremos profundizar un poco más como regalo adicional. En ese sentido, y tras aplicar el iluminador donde consideres oportuno, será el turno de aplicar el tono oscuro mediante la utilización de una brocha grande. Nuevamente, y como consejo general, aplícalo tanto bajo los pómulos y la parte alta de la frente como en el contorno de la mandíbula.
 
El último paso será la aplicación de colorete. El contouring es una técnica sencilla desde el punto de vista de la técnica propiamente dicha, pero requiere criterio. Nosotros te damos recomendaciones generales como aplicar el colorete en la parte saliente de los pómulos cuando reímos. Sin embargo, para poseer un criterio profundo acerca de lo que resulta mejor para nuestra cara necesitamos probar. ¡Prueba sin miedo alguno! Y es que ahora que sabes qué es el contouring puedes mejorarlo hasta el fin.