BLOG & NOTICIAS

Las brochas de maquillaje son utilizadas prácticamente a diario. Y como en cualquier otra superficie, en ella se pueden acumular microorganismos de todo tipo que posteriormente pasen a nuestra piel. Eso no quiere decir que debamos lavar nuestras brochas después de cada empleo, pero sí cada dos o tres días para no dar lugar a un caldo de cultivo de bacterias y otros microorganismos. En nuestro post sobre cómo se limpian las brochas de maquillaje vimos qué métodos utilizar. Hoy hablaremos de una de sus fases: el secado.
 
 

Secar brochas de maquillaje

Porque secar las brochas de maquillaje es fundamental. La limpieza de las mismas con agua y jabón da a las brochas una humedad que, de no ser secada adecuadamente, también puede convertirse en el hábitat ideal de los microorganismos. Es exactamente lo mismo que ocurre cuando no permitimos que nuestra ropa seque al aire libre. La humedad atrae problemas. Por eso es tan importante que sepamos cómo secar de una manera óptima nuestras brochas y protegernos así de futuras infecciones o trastornos de nuestra piel.
 
Desde luego, lo que no debemos hacer bajo ningún concepto es guardarlas nada más lavarlas. Esto debe ser evitado a toda costa. Porque, como apuntábamos antes, introducir las brochas mojadas en un neceser u otra unidad de almacenamiento impedirá que se sequen de manera saludable y atraerá a los microorganismos que pueda haber alrededor. Así que ese es el primer consejo sobre cómo secar las brochas de maquillaje después de lavarlas: déjalas secar afuera, en el ambiente, para que se sequen lo más rápido posible.
 
 

Cómo secar las brochas de maquillaje después de lavarlas

Pero secar las brochas de maquillaje a temperatura ambiente no es la única recomendación que debemos tener en cuenta para cuidar de las mismas y, al mismo tiempo, cuidar de nuestra salud. También es esencial, mucho más de lo que podamos pensar, poner a secar las brochas bocabajo. ¿En serio? En serio. Y es que las brochas húmedas bocarriba no consiguen secarse de la misma manera. Continúan acumulando líquido en la base, a la que cae humedad por gravedad, y generando así un entorno cómodo para las bacterias.
 
En su lugar y según nuestra amplia experiencia profesional lo más recomendable es dejar que las brochas se sequen bocabajo. Ahora bien, cómo conseguimos esto? Nuestro truco es tender una pequeña cuerda de un punto a otro del cuarto de baño y, con unas pinzas, colgar las brochas naturales para el maquillaje. De esa manera conseguimos que las brochas pierdan absolutamente todo el líquido conservado en sus cabezas, ya que la gravedad lo empuja hacia el suelo. Es una medida muy valiosa que deberías empezar a practicar.
 
 

Cómo secar rápido mis brochas de maquillaje

Los puntos claves acerca de cómo secar brochar de maquillaje rápido y de manera óptima están claros. Y son tanto secar a temperatura ambiente, no guardados en ningún lugar, como posicionar las brochas hacia abajo en lugar de bocarriba. No obstante, las maneras de cumplir con estos dos requisitos son muy variadas. Nosotros te hemos propuesto utilizar una pequeña cuerda y pequeñas pinzas, pero podemos encontrar más técnicas alternativas en internet. Después de todo, cada maestrillo tiene su librillo.
 
Algunas técnicas alternativas son verdaderamente ingeniosas. Como utilizar un vaso y cuerdas elásticas con el objetivo de amarrar las brochas al vaso bocabajo sin que estas toquen ninguna superficie. Por otro lado, en el mercado también podemos encontrar utensilios profesionales destinados a este fin. Son los utensilios que utilizamos los maquilladores profesionales como nosotros en nuestro día a día. ¿Te preguntabas cómo secar mis brochas de maquillaje? Pues ya tienes la respuesta. ¡Cuídalas como se merecen!